La “Ley que regula el boleto de trabajo y la mejora de los incentivos laborales” de 1999.

 

El 17 de diciembre de 1999 se promulgó la ley Ticket to Work and Work Incentives Improvement Act of 1999 (“ley que regula el boleto de trabajo y la mejora de los incentivos laborales”). El propósito expreso de esta ley es dar cobertura médica y crear unos servicios de preparación y acceso al empleo para personas con discapacidades, animar a los distintos Estados a ampliar el medicaid, ampliar el medicaid a los trabajadores con discapacidades y crear el llamado ticket to work, el cual permite a personas discapacitadas obtener los apoyos y los servicios necesarios para encontrar un empleo, mantenerlo y disminuir su dependencia de los subsidios sociales (benefits).

 Los programas ya existentes de incentivación laboral, como el Trial Work Period (“periodo de trabajo a prueba”, el Extended Period of Eligibility (“prórroga del derecho a subsidio”) y los programas ‘1619 no se ven afectados por esta nueva Ley y siguen estando a disposición de los beneficiarios del SSI ó SSDI discapacitados que deseen volver a trabajar.

 El Ticket to Work (“boleto de trabajo”) – Cualquier beneficiario discapacitado (de edad entre 18 y 64) puede obtener un ticket to work o “boleto de trabajo” con el que conseguir servicios para el empleo, servicios de rehabilitación profesional u otros servicios de apoyo de parte de cualquier institución (pública o privada) que esté dispuesta a darle tales servicios. Este boleto explica que la SSA se compromete a pagar el coste de todos los servicios prestados a esa persona para ayudarle a volver a trabajar. Esa persona tendrá que preparar un “plan individual de empleo” junto con el proveedor del servicio. Dicho plan deberá describir el objetivo de empleo propuesto, los servicios y qué clase de apoyo se necesita.

 Extensión del derecho a cobertura Medicare – Desde el 1 de octubre de 2000, se extiende la cobertura de Medicare para trabajadores discapacitados hasta 4 años y medio adicionales desde que se iniciara la actividad laboral. Como resultado, los trabajadores discapacitados obtienen 78 meses de cobertura médica.

 Ampliación de los beneficios Medicaid – Todos los Estados tendrán la opción de ampliar la cobertura de Medicaid, con el fin de permitir que haya “programas de adquisición” (buy-in programs) para beneficiarios discapacitados que vuelvan a trabajar. Todo Estado tiene opciones de cubrir hasta un 450% del umbral de pobreza. Las condiciones para beneficiarse son que el trabajador con discapacidad trabaje al menos 40 horas al mes y que siga padeciendo una discapacidad severa.

 Eliminación de obstáculos para la vuelta al trabajo – El sistema de revisión de discapacidades no puede depender de si el beneficiario trabaja o no. No puede afirmarse que una persona no está discapacitada simplemente porque trabaja. Sin embargo, toda persona discapacitada tiene que someterse periódicamente a un proceso de revisión de su discapacidad.

 Restablecimiento acelerado del subsidio – Todo trabajador discapacitado que se vea obligado a dejar de trabajar por culpa de su discapacidad puede beneficiarse de un “restablecimiento acelerado del subsidio” (expedited reinstatement of benefits).

 Para más información, contacte con el Disability Law Center (“Centro Jurídico sobre la Discapacidad”), situado en 11 Beacon Street, Suite 925, Boston, MA 02108. Teléfono: (617)723-8455, (800)872-9992, TTY (617)227-9464, (800)381-0577.

E-mail:
mail@dlc-ma.org.